miércoles, 9 de abril de 2014

CANDIDAT@S A LA MUERTE



 Nunca se nos ha ocurrido hablar de la muerte , ni creo que nadie en su sano juicio lo piense como algo cotidiano. Consideramos que la relación que tenemos con ella es la esencial pero no hablamos de ella y la relacionamos, en general, con un tipo de lejanía que es la vejez, de la que ya hablaré de ella más adelante. Sin embargo en esta entrada me gustaría hablar de la gente que es candidata en general, sin meterme en edades concretas, ni enfermedades. Esa compañera tuya que viaja en autobús, el señor del comercio de la esquina... son potenciales candidat@s a la muerte así como tú mism@. Entiendo que es un tema un tanto macabro y que se sale de la linea de lo habitual pero como tema de estudio en el ámbito social, reconozco que es bastante interesante. Las personas candidatas a la muerte somos todos, pero cierto es que ,a expensas de enfermedades y demás situaciones que no podemos evitar, hay un componente esencial: el riesgo. Ser mortal es arriesgado de por sí .Como cuando tu madre/padre no te permitía ir a algún sitio peligroso, por el miedo de que te pasara algo. Hacer decisiones es arriesgado, dado que podemos realizar una mala decisión y perder amistades, dinero... también puede ser una decisión para morir. El riesgo de hacer ciertas prácticas peligrosas o ejercer determinados hábitos, pero dentro del riesgo tenemos( o deberíamos tener) un halo invisible que nos limita a que esas prácticas puedan llegar a ser mortales, que lo tenemos innato:el instinto. La compañera juguetea con la puerta del autobús, pero instintivamente, siente el sonido de un coche y se deja entrar en el autobús. Sin embargo en contra de intentar “matarnos” tenemos un elemento que a veces, es contraproducente: el hábito (en general, la costumbre en base a tu forma de llevar tu vida). El señor del comercio puede ser muy trabajador, pero debido a su exceso de trabajo no hace los descansos adecuados,fuma y tiene mala alimentación. Simplemente somos candidatos ya por el mero hecho de nacer, pero tus decisiones entrañan ciertos riesgos que en base a la probabilidad, pueden ser certeros a la muerte o no.

No hay comentarios:

Publicar un comentario